Protocolo TCP

El servicio orientado a conexión o TCP, se caracteriza por la iniciación de la conexión previa al envío y/o recepción de información entre capas iguales. Una vez iniciada la conexión, ambas capas pueden comenzar a enviar y/o recibir los datos de la aplicación. Un servicio orientado a conexión, es diseñado para corregir errores que pueden ocurrir durante el envío y/o recepción de datos, como también es diseñado para controlar el flujo de envío y recepción de datos.

La función protocolo TCP, consiste en ofrecer un servicio que sea seguro, fiable, con control de flujo de datos y de congestión. A continuación se muestra en la Figura 3, la cabecera TCP, cuyos campos son utilizados para satisfacer las propiedades de este protocolo.

Cabecera TCP
Cabecera TCP

Dos campos incluidos en la cabecera y que son de especial importancia son los números de puerto de origen y puerto de destino. Los puertos proporcionan una manera de distinguir entre las distintas transferencias, ya que un mismo ordenador puede estar utilizando varios servicios o transferencias simultáneamente, e incluso puede que por medio de usuarios distintos. El programa cliente que realiza la petición, debe conocer el número de puerto en el que se encuentra el servidor adecuado. Mientras que el programa del usuario, utiliza números prácticamente aleatorios para el puerto, el servidor deber tener asignado un número estándar de puerto para que pueda ser utilizado por el cliente.

Las conexiones TCP se componen de tres etapas, establecimiento de conexión, transferencia de datos y fin de la conexión. Una vez establecida la conexión, la aplicación envía flujos de bytes a la capa TCP para ser enviados a la red. TCP divide el flujo de bytes llegados de la aplicación en segmentos de tamaño apropiado y le añade sus cabeceras. Entonces, TCP pasa el segmento resultante a la capa IP, donde se añade la información de destino, y es enviado a dicha entidad. TCP en el destino, comprueba que ningún paquete se haya perdido, en cuyo caso solicita retransmisión. TCP devuelve un asentimiento o acuse de recibo (ACK, ACKnowledgement) para los segmentos que han sido recibidos correctamente; un temporizador en la entidad origen causará un timeout si el asentimiento no es recibido en un tiempo razonable, en cuyo caso el paquete es retransmitido. TCP revisa que no haya bytes dañados durante el envío usando el campo Checksum.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.